Tecnología a favor

Minería cuadruplica la producción al adoptar nuevos camiones con dolly y aumenta el porte de los equipos utilizados para la extracción de arena en el interior de São Paulo

 

Al menos en la minería de arena, el porte de los equipos utilizados en la labranza puede hacer la diferencia en términos de productividad. Es lo que ha ocurrido en la Minería Jundu, que en los últimos años ha logrado multiplicar por cuatro la productividad de una de sus principales minas a partir de la renovación de la flota de equipos, adoptando gradualmente modelos de mayor capacidad y más tecnológicos.

Fundada en 1959, la empresa se posiciona como la mayor proveedora de materiales minerales no metálicos del país, produciendo y comercializando productos como arena cuarzosa industrial, arenas resinadas, sílice molida, calcáreo calcídico, dolomita y otros. En 2002, pasó a ser controlada por una joint-venture entre Saint-Gobain y Sibelco, que dividen el control de la empresa. Que, por lo demás, no paró más de crecer.

En total, la minera posee siete unidades en el país, siendo las más importantes - por volumen de producción - las de Analândia y de Descalvado (SP), que producen arenas cuarzosas y sílices molidas. En el caso de las plantas de Bom Sucesso de Itararé (SP), São João del Rei (MG), Balneário Barra do Sul (SC) y Viamão (RS), además de una operación reciente en Estancia (SE). En total, son 292 empleados, en una estructura pequeña, pero eficaz.

En la mina de Analândia, un cuadro de 86 funcionarios compone la operación, que en 2016 vendió 1.220 kton de arenas especiales. La base del negocio es una mina a cielo abierto con un pit de aproximadamente 400 x 1.500 m, asentada sobre formaciones geológicas denominadas Piramboia, Botucatu y Santa Rita do Passa Quatro, constituyendo extensos depósitos sedimentarios de donde se extrae mineral para la producción de arenas industriales. Es de ahí que sale el insumo versátil, que se dirige principalmente a fundiciones e industrias de la construcción y del vidrio en todo el país.

LABRANZA

En Analândia, la estructura para la beneficiación industrial de la arena incluye áreas de lavado, secado, molienda y almacenamiento, que reciben el material proveniente del flujo de producción, que pasa por el desmonte y carga con excavadora, transporte con camiones hasta la tolva o el stock y despacho final con palas cargadoras. Al final de la beneficiación, la arena se entrega en una balanza junto a la portería, a partir de donde el producto queda a cargo de los transportistas. Este arreglo se ha utilizado desde 1990, cuando la mina se ha abierto, pero recientemente ha llegado un nuevo nivel de productividad.

Esto viene ocurriendo desde 2013, cuando la minería implementó un plan de sustitución de equipos que prevé ventanas de sustitución programada. Si antes la producción giraba en el rango de 300 t/h en tres turnos, a partir de la actualización de la flota la productividad pasó a 600 t/h y, en la actualidad, está ya en 1.200 t/h. Además, la minería pasó a trabajar en dos turnos, en un día menos de operación. “Es visible lo que evolucionamos en términos de equipos”, afirma el ingeniero de minas Angelo Afonso, gerente de operaciones de la Minería Jundu.

Para ello, el plan considera principalmente índices como horas trabajadas, costo de mantenimiento elevado o obsolescencia de la tecnología utilizada. “Cuando se adquiere una nueva máquina, con el horómetro en cero, se hace una evaluación para su sustitución y ella entra en la ventana con, por ejemplo, 20 mil horas de uso”, comenta el gerente. “Si todavía está en buenas condiciones, con un costo de mantenimiento bajo, sigue hasta 30 mil horas de trabajo. A partir de ahí no da más, pues ya es hora del cambio.”

De este modo, la empresa comenzó a aumentar el tamaño de los equipos. Inicialmente con los camiones, transportan el material de la labranza al área de beneficiación, en un trayecto de 1,4 km. Antes, había sólo vehículos de 26 toneladas, pero ahora hay tres unidades de modelos rígidos de 40 t, equipadas con dolly semirremolque también de 40 t. “El mismo conductor transporta ahora 80 toneladas”, destaca el gerente, complementando que los vehículos son de diferentes marcas. “No hay predilección o preconcepto con las marcas, lo que entregar mejor desempeño es el elegido.”

 
HOME | QUEM SOMOS | ASSOCIADOS | FALE CONOSCO | MEU CADASTRO